Cirugía reparadora de desgarros de los meniscos

El Dr. Millett le recomendará cirugía para reparar su desgarro de meniscos si los síntomas son crónicos y/o incapacitantes durante varios meses. Si el desgarro de meniscos esta generando el atascamiento de la articulación, entonces la cirugía seguramente sea necesaria. También es generalmente recomendada para los desgarros de la sección media o interna de los meniscos. De requerirse cirugía se seleccionara el procedimiento de acuerdo a la localización del desgarro de los meniscos, y se realizará por vía artroscópica. La sección desgarrada del menisco suele repararse por medio de suturas o dispositivos fijadores reabsorbibles que unen los extremos desgarrados permitiendo que curen. La cirugía puede desarrollarse en una de estas tres maneras:

  • Técnica de trepanación/abrasión: Este procedimiento se utiliza para desgarros pequeños localizados en el área externa cercana a los meniscos. Esta región se encuentra bien irrigada por vasos sanguíneos lo cual acelera el proceso de curación. Se realizan múltiples perforaciones o rasurados en la porción desgarrada de los meniscos para promover el sangrado que de comienzo al proceso de curación.
  • Resección parcial: Se utiliza en desgarros localizados en los 2/3 internos de los meniscos en los cuales no existe una buena irrigación sanguínea. El objetivo es estabilizar los extremos de los meniscos removiendo exclusivamente la sección desgarrada. Si solo la porción interna de los meniscos es removida y el menisco permanece casi intacto el paciente suele recuperarse de manera satisfactoria y no desarrollar artritis temprana.
  • Resección completa: Este procedimiento involucra la remoción completa del menisco dañado. Esta técnica solo se realiza cuando es estrictamente necesaria. La remoción completa del menisco suele llevar al desarrollo temprano de artritis.

Postoperatorio

La cirugía artroscópica de rodilla suele realizarse en régimen ambulatorio. Aquí encontrará información importante sobre lo que debe esperar y algunos consejos útiles para su proceso de recuperación durante el postoperatorio inmediato:

  • Luego de la cirugía de meniscos es normal experimentar inflamación e incomodidad en la rodilla durante varios días. Aplíquese bolsas de hielo o utilice la máquina de hielo que se le entregará para controlar la inflamación. El hielo debe aplicarse por intervalos de 20 a 30 minutos a la vez una vez por hora. Procure proteger su piel con un paño ligero. La aplicación de hielo es fundamental durante las primeras 72 horas, aunque muchos pacientes consideran que seguir utilizándola disminuye su dolor postoperatorio.
  • Si se le practicó un bloqueo regional durante su cirugía artroscópica de rodilla el anestésico local puede adormecer su pierna durante varias horas. Se le recetará medicación analgésica cuando se le otorgue el alta hospitalaria. Si no la tolera bien, llame a nuestro consultorio y le indicaremos otra.
  • Mantenga la pierna elevada. Esto evitará la inflamación y ayudará a aliviar el dolor. Debe mantener su pierna por encima del nivel de su corazón.
  • Realice ejercicios muy suaves luego de la cirugía hasta comenzar su terapia física de rehabilitación. Mover sus tobillos hacia arriba y abajo es un buen ejemplo de ejercicio a realizar. Debe hacerlo varias veces por hora para mantener la circulación de la sangre en su pierna y evitar la formación de coágulos sanguíneos.
  • Mantenga sus vendajes limpios y secos. A menos que estos se mojen o se tornen demasiado ajustados a causa de la inflamación, manténgalos en su lugar durante al menos 2 días, y luego quíteselos. Cubra las pequeñas incisiones con apósitos de tipo Band-Aid para evitar que las suturas se enganchen en su ropa. Puede ducharse a partir de ese momento, pero procure mantener las heridas secas por los primeros 10-14 días. No las moje de manera directa al bañarse o nadar hasta por lo menos dos semanas luego de la cirugía.
  • Las suturas son reabsorbibles y no necesitan ser retiradas.
  • El Dr. Millett desea verlo en su consultorio 10 a 14 días luego de la cirugía. Si no ha agendado su primera visita postoperatoria, llame a nuestro consultorio y la agendaremos.
  • Comience con su rehabilitación postoperatoria inmediatamente luego de su cirugía artroscópica de rodilla. Su programa de terapia física es clave para un resultado exitoso. Debe comenzar con el mismo el día siguiente a la cirugía. Le entregaremos una prescripción detallada con el protocolo a seguir. Suele ser útil llamar antes de la cirugía para coordinar la consulta con su terapeuta físico.
  • Cuente con el cuidado de un adulto responsable.
  • Absténgase de beber bebidas alcohólicas y de fumar.
  • Puede seguir su dieta habitual si no experimenta nauseas. Beba abundantes líquidos sin alcohol y sin cafeína.
  • Haga planes para tomarse algunos días libres del trabajo.

La rehabilitación luego de una cirugía del LCA de la rodilla puede ser un proceso largo que implique una limitación en sus actividades, la realización de terapia física y reposo durante varios meses. La rehabilitación específica de cada paciente variará de acuerdo a sus necesidades y Usted deberá cumplir con su propio protocolo establecido por el Dr. Millett y su terapeuta físico.

 

Conozca Cómo Podemos Ayudarle a Mantenerse Activo
SOLICITE UNA CONSULTA
2016-10-14T12:48:09+00:00