La inestabilidad del hombro es una condición que se produce cuando los músculos, tendones, huesos y ligamentos que rodean el hombro no cumplen correctamente la función de mantener la esfera (extremo proximal del humero) dentro de la cavidad glenoidea. Cuando esto ocurre, se dice que el hombro es inestable y la articulación puede desplazarse parcialmente fuera de lugar, lo que se conoce como subluxación de hombro, o puede desplazarse completamente fuera de lugar, configurando una dislocación de hombro. Se trata de una lesión deportiva frecuente pero muy frustrante.

La inestabilidad del hombro puede ocurrir cuando un atleta sufre un golpe directo en el hombro, o cuando una persona sufre un trauma en el hombro como resultado de un accidente o caída. La inestabilidad puede resultar muy frustrante para el paciente mientras no sea correctamente diagnosticada y tratada. Los pacientes con inestabilidad de hombro se quejan con frecuencia de una sensación incómoda de que su hombro está a punto de “saltar” o “deslizarse” fuera de lugar. En algunos casos la presentación clínica es más sutil y el dolor es la única manifestación. Está afección generalmente se presenta en dos grupos de pacientes:

  • Pacientes que han tenido dislocaciones de hombro previamente: Los pacientes con dislocaciones previas de hombro suelen padecer dislocaciones en el futuro o inestabilidad recurrente. La edad juega un rol crucial en las dislocaciones recurrentes. La amplia mayoría de los pacientes jóvenes (Menores a 35 años) que sufren una dislocación traumática (a consecuencia de una lesión) padecerán inestabilidad de hombro. En los pacientes muy jóvenes (menores de 20 años) el riesgo de sufrir una segunda dislocación es prácticamente de 100%. Por otro lado, los pacientes mayores de 40 años de edad que experimentan una dislocación traumática solo tienen un 10% de probabilidades de desarrollar inestabilidad crónica en el futuro, pero tienen probabilidad aumentada de desgarro del manguito rotador cuando el hombro se disloque, lesión que de por sí puede requerir tratamiento.
  • Atletas: Los atletas que participan en deportes que requieren movimientos por encima de la cabeza, como basquetbol, natación, gimnasia olímpica o tenis pueden experimentar síntomas continuos como consecuencia de un hombro laxo o padecer de inestabilidad multidireccional (dislocaciones del hombro en más de una dirección). Esta es una afección que se produce como consecuencia de ligamentos laxos y una cápsula articular del hombro estirada. Si bien generalmente la dislocación completa no se produce, causa dolor, debilidad y disminución de la función que puede impedir la práctica deportiva.
  • Causas genéticas: Algunos pacientes nacen con articulaciones dobles o desórdenes del tejido conjuntivo que pueden llevar a articulaciones de hombro laxas. Esto puede causar inestabilidad del hombro y dislocaciones.

Síntomas Hombro Dislocado e Inestabilidad del Hombro

Los síntomas habitualmente asociados con inestabilidad y dislocaciones del hombro incluyen:

  • Dolor intenso en la región del hombro
  • Ansiedad (temor a que el hombro se desplace fuera de lugar)
  • Limitación en los movimientos
  • Chasquidos o sensación de deslizamiento
  • Posición inusual del hombro – Por ejemplo, el hombro puede colgar hacia abajo y adelante y dar la impresión de debilidad.

Cuando se produce la dislocación del hombro algunas personas con experiencia son capaces de reubicar al hombro en su posición correcta (este proceso se llama reducción). Se trata de una situación muy dolorosa y muchas veces se requerirá una visita al Departamento de Emergencias para recolocar el brazo dislocado nuevamente en su cavidad.

Top image is an x-ray demonstrating fracture of the anteroinferior glenoid rim (bony Bankart lesion: yellow arrow). Bottom left image illustrates the “bony Bankart bridge” technique. The bottom right arthroscopic image shows the final “bony Bankart bridge” repair.

Luego de que el hombro ha sido reducido, el Dr. Millett determinará la causa exacta de la inestabilidad del hombro y el riesgo de dislocaciones recurrentes mediante examen físico y radiografías de rutina. En algunas ocasiones la radiografía puede mostrar un “Bankart óseo”, una fractura de la porción frontal e inferior de la cavidad del hombro que se produce luego de una dislocación. Esta fractura – que constituye la causa más frecuente de inestabilidad recurrente en adultos jóvenes luego de una lesión – indica que los ligamentos en la región frontal del hombro ya no se encuentran unidos a la cavidad glenoidea. Otro hallazgo común es una fractura de Hill Sachs, que es una hendidura en la esfera superior del brazo (húmero proximal) que se produce cuando ésta impacta contra la cavidad durante la dislocación. Estos hallazgos generalmente solo constituyen parte del problema y se requieren estudios adicionales, como una resonancia magnética, para determinar la extensión total del daño.

Tratamiento Hombro Dislocado

No quirúrgico

En algunas ocasiones pacientes que sufren de inestabilidad de hombro pueden comenzar un programa estructurado de terapia de rehabilitación física de hombro utilizando ejercicios que los ayudan a fortalecer la articulación del hombro. La terapia física con movimientos fortalecedores continuos generalmente ayuda a mantener el hombro en la posición adecuada. Los atletas son generalmente quienes más se benefician de la terapia física para la inestabilidad de hombro. Pueden utilizarse inyecciones de cortisona y medicación antiinflamatoria para tratar la lesión y minimizar el dolor.

Quirúrgico

Existen opciones quirúrgicas para la inestabilidad de hombre si la terapia física no es una opción o si esta fracasa. Dependiendo de la causa de la inestabilidad, la cirugía artroscópica es generalmente la opción que se prefiere. El Dr. Millett también realiza cirugía abierta para tratar la inestabilidad.

Reconstrucción cápsulolabral de Bankart

Top left arthroscopic image shows as Bankart lesion (tearing of the anteroinferior labrum). The top right arthroscopic image shows the tear being reduced with the first suture anchor. The bottom image shows the final repair of the Bankart lesion.

Postoperative x-ray image showing a glenohumeral fusion that was performed in a patient with intractable instability (repeated dislocations even after multiple stabilization procedures).

Cirugía reparadora cápsulolabral de tipo Bankart es el tipo más común de cirugía realizada en pacientes con inestabilidad crónica que eligen someterse a cirugía. Este procedimiento puede realizarse por vía abierta, pero el Dr. Millett generalmente prefiere la vía artroscópica (que es el método de elección). Esta es una de las cirugías que el Dr. Millett realiza con más frecuencia. Si la inestabilidad de hombro es crónica y se considera que se encuentra en una etapa avanzada existen opciones como procedimientos de injerto de hueso y de tejidos blandos que pueden utilizarse para restaurar la estabilidad de la articulación del hombro.

El Dr. Millett ayudó a desarrollar la técnica de reconstrucción cápsulolabral. Se trata de una técnica en la que se utiliza un tendón trasplantado (de otra parte del cuerpo o de un cadáver) para crear nuevos ligamentos (cápsula) y cartílagos (labrum) que actúan evitando la dislocación y estabilizando el hombro crónicamente inestable.