Reparación del LCA (Ligamento Cruzado Anterior)

Cuando el ligamento cruzado anterior (LCA) se desgarra es probable que la rodilla se vuelva inestable. El LCA brinda estabilidad a la articulación de la rodilla y evita que la parte superior de la pierna se desplace de su posición sobre la parte inferior de la misma. Si bien en algunos casos el entrenamiento excéntrico de los músculos que rodean la rodilla es suficiente para recuperar estabilidad, en la mayoría de los casos es necesario recomponer el LCA para evitar que se produzca mayor daño. Esto se realiza artroscópicamente mediante un trasplante de parte del tendón de la rótula o de los músculos isquiotibiales a la posición original del LCA.

La cirugía reconstructiva del LCA suele ser la mejor opción para reparar un LCA dañado. Casi siempre se realiza mediante artroscopia  y puede realizarse de manera ambulatoria o con el paciente en régimen de internación.

Durante la reconstrucción del LCA, el Dr. Millett utilizará una o dos pequeñas incisiones e insertará un artroscopio para visualizar los ligamentos dentro de la rodilla. La cirugía involucra la remoción de fragmentos del LCA dañado y el reemplazo de los mismos con otro tejido blando, llamado injerto. Existen dos tipos de injerto que se utilizan para una cirugía de reconstrucción del LCA:

  • Un aloinjerto utiliza tejido donado por un individuo al momento de su muerte

El Dr. Millett generalmente prefiere utilizar los tejidos del propio paciente para confeccionar el injerto. El tejido del propio paciente suele curar más rápido y reduce otros riesgos conocidos (enfermedades, rechazo, etc.). Sin embargo, estos riesgos son mínimos. En pacientes mayores o que han tenido lesiones previas de rodilla y que pueden no tener suficiente tejido para confeccionar un injerto, el uso de un aloinjerto puede ser la mejor opción.

Para ambos tipos de injerto se utiliza una porción del tendón rotuliano para remplazar al LCA. Este es el tendón de los músculos cuádriceps que une la rótula a la tibia (el hueso de la parte inferior de la pierna). Este tendón es elegido ampliamente por tratarse de un tendón grande y fuerte del que puede removerse fácilmente hueso en sus dos extremos. Los extremos óseos se unen luego al fémur y a la tibia permitiendo que curen las superficies hueso contra hueso.

Existen otras opciones quirúrgicas con respecto al injerto. Una involucra hebras tomadas de los tendones más pequeños de los músculos isquiotibiales (los semitendinosos) y otro involucra el uso de una porción del tendón del cuádriceps. El Dr. Millett evaluará a cada paciente para determinar cual es el mejor injerto a utilizar.

Existen varios tipos de dispositivos utilizados para asegurar la fijación del injerto al hueso. Algunos ejemplos de éstos son tornillos, tornillos con arandelas y clavos. Algunos son metálicos y otros reabsorbibles por el cuerpo con el paso del tiempo. El tipo de injerto determinará la técnica de fijación a utilizar.

Postoperatorio Reparación del LCA

La cirugía artroscópica del LCA de rodilla suele realizarse de modo ambulatorio. Hay algunas cosas que Usted debe recordar con respecto a lo que debe esperar, así como algunos consejos que le serán útiles durante su proceso de recuperación durante el postoperatorio inmediato:

  • Luego de su cirugía de reconstrucción del LCA es normal que experimente inflamación e incomodidad en la rodilla durante varios días. Aplique hielo a la zona o utilice la máquina de hielo que se le entregará para controlar la inflamación. El hielo debe aplicarse a la zona por períodos de 20-30 minutos por vez, cada intervalos de aproximadamente una hora. Asegúrese de proteger su piel con un paño liviano. Es fundamental aplicar hielo en la región durante las primeras 72 horas, aunque muchos pacientes encuentran que continuar su aplicación disminuye el dolor postoperatorio.
  • Si se le realizó un bloqueo regional durante su cirugía artroscópica de rodilla, el anestésico local utilizado puede adormecer su pierna durante varias horas. Se le recetará un analgésico cuando se le otorgue el alta del hospital. Si no lo tolera bien, llame a nuestro consultorio y le indicaremos otro.
  • Mantenga la pierna elevada. Esto evitara la inflamación y disminuirá el dolor. La pierna debe encontrarse por encima del nivel de su corazón.
  • Realice ejercicios mínimos luego de su cirugía hasta comenzar su terapia física de rehabilitación. Un ejemplo es realizar movimientos hacia arriba y hacia debajo de sus tobillos. Debe realizarlos varias veces por hora de modo de mantener la sangre circulando en su pierna y de evitar la formación de coágulos sanguíneos.
  • Mantenga sus vendajes limpios y secos. A menos que estos se mojen o se tornen demasiado ajustados a causa de la inflamación, manténgalos en su lugar durante al menos 2 días, y luego quíteselos. Cubra las pequeñas incisiones con apósitos de tipo Band-Aid para evitar que las suturas se enganchen en su ropa. Puede ducharse a partir de ese momento, pero procure mantener las heridas secas por los primeros 10-14 días. No las moje de manera directa al bañarse o nadar hasta por lo menos dos semanas luego de la cirugía.
  • Las suturas son reabsorbibles y no necesitan ser retiradas.
  • El Dr. Millett desea verlo en su consultorio 10 a 14 días luego de la cirugía. Si no ha agendado su primera visita postoperatoria, llame a nuestro consultorio y la agendaremos.
  • Comience con su rehabilitación postoperatoria inmediatamente luego de su cirugía artroscópica de rodilla. Su programa de terapia física es clave para un resultado exitoso. Debe comenzar con el mismo el día siguiente a la cirugía. Le entregaremos una prescripción detallada con el protocolo a seguir. Suele ser útil llamar antes de la cirugía para coordinar la consulta con su terapeuta físico.
  • Cuente con el cuidado de un adulto responsable.
  • Absténgase de beber bebidas alcohólicas y de fumar.
  • Puede seguir su dieta habitual si no experimenta nauseas. Beba abundantes líquidos sin alcohol y sin cafeína.
  • Haga planes para tomarse algunos días libres del trabajo.

La rehabilitación luego de una cirugía del LCA de la rodilla puede ser un proceso largo que implique una limitación en sus actividades, la realización de terapia física y reposo durante varios meses. La rehabilitación específica de cada paciente variará de acuerdo a sus necesidades y Usted deberá cumplir con su propio protocolo establecido por el Dr. Millett y su terapeuta físico. Por favor visite nuestro manual de rehabilitación del LCA en este sitio web si desea más información sobre el proceso que sigue a una cirugía reconstructiva del LCA.

 

2016-10-14T12:46:56+00:00