Cualquier persona que haya sido un amante de la música durante las décadas del setenta y ochenta habrá sin duda introducido una moneda en una rocola para cantar y bailar alguna de las melodías favoritas del momento. Clásicos como “Maneater” y “Kiss on my list” probablemente inundarán de recuerdos a aquellos que valoren la buena música y aprecien la mezcla artística de rock, pop y soul que representaron Hall and Oates – y que aún representan hoy.

A comienzos de los ochenta, los 40 principales de pop y rock siempre tenían uno o dos espacios reservados semana tras semana para Hall and Oates. Su música ofrecía ritmos paladeables, letras pegadizas y coros dinámicos por parte del dúo que produciría algunas de las canciones más populares de esa generación.

Hoy en día, al buscar Hall and Oates en iTunes resulta sorprendente la cantidad de canciones que escribieron, produjeron y grabaron. Todos sus éxitos musicales fueron compilados dentro de la biblioteca musical más popular del mundo – éxito tras éxito.

El músico John Oates fue la mitad de este dúo sensación de la música; pero mucho antes de comenzar Hall and Oates con su amigo Daryl Hall él ya sabía que su destino era ser músico. Desde el momento en que comenzó a hablar ya cantaba. Tuvo contacto con una guitarra por primera vez a la edad de cinco años y comenzó a rasgar ritmos amenos desde ese momento. Lo que sería, o a lo que se dedicaría en algún momento de su vida nunca estuvo en duda.

John Oates nació en la ciudad de Nueva York y soñó durante toda su vida con ser músico. Mas tarde se mudó a las afueras de Philadelphia a comienzos de los 50, donde su amor por la música continuó impactando sobre su vida. Durante sus años de juventud experimentó sus primeros conciertos, coleccionó partituras de éxitos de algunas de las superestrellas del momento y pasó horas incontables escuchando su radio AM a transistores intentando sintonizar las estaciones locales de R&B para escuchar a los DJ de moda. Durante finales de los 60 John se mudo a Philadelphia para asistir a la Universidad de Temple y estar en contacto con la escena musical de la ciudad. En 1966 compuso su primer simple “I Need your Love” que fue puesto al aire por las estaciones de radio de Philadelphia. Durante los meses siguientes John conoció gente influente en la industria musical quienes le aconsejaron y le brindaron oportunidades que eventualmente darían forma a su estilo musical y a su carrera.

En 1967, John conoció a Daryl Hall, y el resto es historia. Su amor por la música era mutuo. Sus estilos de ritmos urbanos y blues mezclados con música Americana moderna resultaron en uno de los dúos más exitosos del rock. Esta excepcional mezcla de talentos continuaría hacia la historia del rock al vender mas de 80 millones de copias, producir 10 éxitos que llegaron al número uno y ubicarse dentro de los 40 principales nacionales mas de 20 veces. Desde “Live Aid” y “We are the World” hasta algunos de los premios mas codiciados de la industria musical se convirtieron en figuras icónicas e influyentes para músicos actuales y futuros. En el 2005 pasaron a formar parte del Paseo de la Fama para compositores estadounidenses y en mayo del 2008 se les entregó el prestigioso BMI Icon Award por sus excepcionales logros en el área de la canción.

Durante los años que siguieron Daryl Hall y John Oates continuaron grabando y saliendo de gira juntos. Para John Oates, las palabras “tomarse las cosas con calma” o “retirarse” no forman parte de su vocabulario. Eventualmente se mudó a Aspen, CO, con su esposa e hijo, y se ha mantenido ocupado con su música y su pasión por los animales y el aire libre.

Fue en 1995 cuando fue arrojado por un caballo que la idea del reposo entró en su rutina diaria por primera vez. Durante su cabalgata de la tarde John fue arrojado de su caballo y golpeó un poste de la verja con su hombro. Durante los años siguientes continuó tocando música, actuando en vivo, saliendo de gira y ejercitándose, pero su lesión de hombro empeoró progresivamente y continuó enlenteciéndole de a poco, causándole dolor y rigidez tras el mas mínimo uso. Un amigo cercano que había sido tratado por el Dr. Millett en la Clínica Steadman le recomendó que le visitara en su consultorio en Vail, CO. Luego de un detallado examen John fue diagnosticado con un desgarro del manguito rotador que involucraba los tendones del supraespinoso e infraespinoso, así como una lesión en la cabeza larga del tendón del bíceps. Dado lo prolongado de su historia de dolor y limitación funcional, el Dr. Millett tenía la certeza absoluta de que la cirugía de desgarro del manguito rotador utilizando una técnica artroscópica sería el mejor abordaje para aliviar el dolor y la incapacidad de John.

En el momento del diagnóstico, John se encontraba en el medio de una floreciente carrera como solista y a pocos meses de lanzar su tercer álbum solista “Mississippi Mile”, que estaba programado para salir al aire en Nashville en el 2011, por lo que el Dr. Millett le recomendó a John que se sometiera a cirugía artroscópica mínimamente invasiva para reparar los tendones desgarrados del manguito rotador y la lesión del bíceps.

“El objetivo de John era estar libre de dolor para actuar sin ningún efecto secundario producido por su lesion de hombro y del tendón del bíceps o por su cirugía. Realizamos una cirugía de reparación artroscópica del desgarro del manguito rotador en la que reanclamos los tendones desgarrados del manguito rotador al coserlos literalmente y luego anclarlos al hueso mediante pequeños implementos llamados “anclajes de sutura”. Durante la cirugía removimos un osteofito, que puede haberse desarrollado como consecuencia de los años desempeñándose como músico y guitarrista. A su vez realizamos una tenodesis de bíceps, en la cual removimos la porción dañada de la cabeza larga del bíceps, que transcurre a lo largo de la articulación del hombro, y volvimos a unir la porción sana del mismo al hueso superior del brazo. Varios atletas de elite como Curt Schilling y Brett Favre se han sometido recientemente a procedimientos que reconstruyen sus tendones del bíceps. Una vez que todos los tendones han curado completamente, la fuerza del brazo y el hombro se recuperan con su totalidad, se elimina el dolor y la apariencia normal del hombro, brazo y músculo bíceps se ven preservadas,” dijo el Dr. Millett.

La cirugía artroscópica para reparación del manguito rotador del hombre de John tuvo lugar bajo las cuidadosas manos del Dr. Millett en abril del 2010. John asegura que la rehabilitación durante los días siguientes a su cirugía y las semanas siguientes que pasó recuperando su función fueron muy importantes para su recuperación.

En octubre, John nos dijo que su hombro estaba como nuevo y que se sentía 100% recuperado. Al no experimentar ningún tipo de dolor, ha sido capaz de retomar sus actividades como músico profesional así como sus pasatiempos preferidos. En marzo del 2011 se espera que John se presente en el Segundo Festival Anual de la Canción de Aspen junto con algunos de los mayores exponentes de la música country. Además de su exitosa carera como solista y sus continuadas giras con su compañero Daryl Hall como Hall and Oates, John completa su tiempo libre conduciendo su tractor, manejando su bicicleta de montaña, practicando alpinismo en el campo y practicando esquí – actividades en las cuales simplemente no existe lugar para un hombro doloroso.

“Estoy agradecido al Dr. Millett y al equipo profesional y competente de la Clínica Steadman. El dolor de mi hombro ha desaparecido y luego de todo este tiempo vuelvo a sentirme completamente normal desde el punto de vista físico. Si bien mi recuperación requirió un gran compromiso de mi parte hacia mi rehabilitación, ¡la experiencia valió la pena! Puedo retomar mi amor por la música y las actividades al aire libre totalmente libre de dolor. Mi único arrepentimiento es no haber buscado atención para mi lesión antes,” dijo John.

“El Señor Oates se mostró muy dedicado a su rehabilitación, lo que le permitió recuperarse de manera tan exitosa” agregó el Dr. Millett “!Esperamos con ansias su próximo lanzamiento musical y le deseamos una gira libre de dolor para su nuevo disco solista!”

While clinical studies support the effectiveness of these procedures, individual results may vary. There are no guarantees of outcome. All surgeries involve the risk of major complications. Before you decide on surgery, discuss treatment options with your doctor. Understanding the risks of each treatment can help you make the best decision for your individual situation.  Always ask your doctor about all treatment options, as well as their risks and benefits. Only your doctor can determine the appropriate treatment for your situation. The clinical information and opinions, including any inaccuracies expressed in this material by patients or doctor are not necessarily those of Peter Millett, MD and should not be considered as substitute for medical advice provided by your doctor.
Conozca Cómo Podemos Ayudarle a Mantenerse Activo
SOLICITE UNA CONSULTA